El billar: un deporte de competición

Un debate muy común que surge entre los aficionados al billar es si es un deporte o un hobby. Sin embargo, el billar se adapta a ambas acepciones, pues es un juego porque supone un pasatiempo y disfrute a las personas que lo practican, pero a la vez es una competición que está sujeta a unas normas que deben cumplirse cuando se practica.

De hecho la palabra deporte viene también de “deportare”, que a su vez significa “distraerse”, eso es “entretenerse”, pasarlo bien. Por tanto, puede que deporte y hobby sean en realidad la misma cosa.

De lo que no hay duda, es que el billar es un deporte mental de gran concentración, pues requiere pensar en la estrategia, calcular y pensar en las jugadas que vas a realizar para conseguir ganar el juego. Por lo que sigue los mismos patrones que otros juegos como el ajedrez, los dardos o el tiro con arco.

Para muchos, el billar es una actividad de ocio para los fines de semana. No obstante, se trata de una disciplina deportiva con alto nivel de competencia internacional y muy destacado en Europa.

Obviamente que para ti el billar, suponga un hobby o un deporte, dependerá en gran medida de las metas que tu tengas. Es respetable que juegues una vez al mes con los amigos para distraerte y pasarlo bien, o que entrenes cada día porque es tu trabajo o hobby en el que compites.

Espero que estos argumentos te hayan sido útiles, y si eres de los que realmente le apasiona este juego, te invito a que conozcas más técnicas para convertirte en todo un profesional del billar y ganes todas las competiciones.