futbolín-verano

El futbolín, el clásico del verano

Para mucha gente pensar en jugar al futbolín les traslada al buen tiempo, a vacaciones de verano. Y lo cierto es que es se trata de un juego y deporte que se puede practicar cómodamente en verano en el jardín o incluso en una terraza de un bar.

Es un juego clásico y de lo más divertido para liberarte del estrés en verano. Pues el verano es el momento en el que los niños y mayores tienen mayor tiempo libre para pasarlo en familia. Principalmente, los niños se aburren, comienzan a ponerse nerviosos y quieren pasarlo bien.

Si no quieres llegar a esta situación, es una buena opción probar al jugar al futbolín con tus hijos, dejarte llevar y descargar todo tu estrés en los mandos. También pueden jugar los niños solos, pero os recomendamos que participéis con ellos y generéis un juego en familia.

Es un excelente juego para fomentar una coordinación visomotora, pues tendrás que que coordinar tus ojos y manos entorno a la portería para conseguir marcar gol. Un ejercicio genial, sobre todo para los mas pequeños, ya que mejorarán su desarrollo en visión y capacidad de reacción, así como, reflejos.

El futbolín es, en este sentido, una actividad magnífica que te obliga a ejercitar y desarrollar ese tipo de coordinación con precisión y, sobre todo, velocidad.

Además, el futbolín es un fantástico juego en equipo, ya que juegues con quien juegos, obtendrás cosas positivas. Por lo que es una excelente opción para incorporar en tu salón, jardín o terraza y disfrutar con familiares y amigos sobre todo en verano. Disfruta del futbolín a la luz de la luna y en eternas noches de verano con un par de cervezas con tus amigos, se convertirá en el plan ideal del verano.