La curiosa historia del futbolín

La historia del futbolín comienza en 1920

En este año, en Estados Unidos empezaban las partidas de futbolín. Patidas que duraban en torno a tres minutos.

El denominado juego del futbolín yacía desarrollando un tipo de jugador dispuesto a pelear cada bola como si fuera la última.

Pero es que no era para menos, el futbolín fue inventado en plena Guerra Civil por Alejandro Finisterre.

Lo puso en practica en un sanatorio que acogía a niños mutilaos con el propósito de ayudar a su rehabilitación. Como no podían jugar a fútbol de verdad, lo podían practicar en la mesa.

En circunstancias normales, con un invento así Alejandro Finisterre se hubiese hecho de oro.

Sin embargo, durante la posguerra franquista la verdad que era muy difícil. Y más en el caso de Finisterre, un rojo un vencido. Por ello, no pudo reclamar su patente.

Una vez fue exiliado, Finisterre podía haber reclamado sus derechos y haber realizado un gran negocio en EEUU, pero se negó, porque supo que para ello tenía que llegar a acuerdos con la mafia.

Si te ha gustado este artículo te animo a que conozcas otros artículos como el origen del futbolín y las técnicas